La isla de Isabel es una porción tropical maravillosa situada en la Riviera mexicana apenas 2 horas por el barco del paraíso tropical de Teacapan. Esta zona fue declarada un parque nacional, el ecosistema de la isla es protegido, la razón por la cual un mínimo de pasajeros puede permanecer en la isla a cierta cantidad de días, los amaneceres y las puestas del sol son únicas, y no hay tal lugar en otras partes de México debido a la diversidad de la flora y a la fauna de la zona. Las mantas gigantes se encuentran en el área así como ballenas y  otras especies increíbles del mar.


La isla de Isabel es una de las áreas principales de anidado de aves marinas del Océano Pacífico. Se sitúa en un área muy productiva con riquezas marinas enormes, y éste le permite mantener una población grande de  pájaros que encuentran las condiciones necesarias para la crianza. Un total de 92 especies de  pájaros se ha registrado en Isla Isabel. Es un sitio de nidación para 9 especies que  se conjuntan en colonias grandes, de estas  4 son residentes y 5  migratorias.



Los pájaros en la isla de Isabel son: El pecho blanco de Bobo, Bobby marrón, pájaro de la fragata, Hermann calma el noddy tern, marrón fuliginoso, el sula del sula, occidentalis del pelecanus, heermanni del larus, stolidus anous, fregata, el leucogaster del sula, y tern fuliginoso.

La isla fue originada por el volcanismo, que es uno de los tipos más explosivos de volcanismo.

La isla fue formada por la superposición de las capas constituidas por los fragmentos grandes, medios, y pequeños del basalto y las cenizas volcánicas, que es la parte desintegrada del basalto que se acumula alrededor del cono. El arreglo de la materia volcánica en la isla.

Las fases iníciales del volcanismo fueron causadas por los flujos basálticos de la lava que formaron la base de la estructura; estos flujos se expandieron por varios kilómetros al este, mientras que al norte, del oeste, y del sur, viajaron solamente algunos cientos metros.

 

La distribución de los tipos del suelo es determinada por el material que lo forma  (las rocas o materia volcánicas derivadas de ellos), la relevación y los orígenes (efectos del transporte por el agua de lluvia o formado directamente en roca de la madre). La isla entera ha inter estratificado generalmente rocas lávicas y piro clástica y los suelos volcánicos derivados de éstos (Ruiz, 1977). La lava, que cubre una parte grande de la isla, es predominante coriáceos con una superficie áspera y fronteras grises rotas. La formación del suelo se asocia de cerca a los patrones de la precipitación, puesto que una gran cantidad de materia se transporta hacia las depresiones centrales internas y el Lago Cráter [lago cráter]. En estas depresiones, los suelos contienen una cantidad grande de arcilla; en el exterior son sobre todo arenosas debido al hecho de que la mayoría de agua de lluvia va hacia el océano. Estos materiales que estaban en contacto con el agua vienen ser hidratados, formando un suelo con las partículas altamente cementadas, con prácticamente ningún drenaje y ser desarrollados apenas. En las características llanas, centrales (o norteñas) se varían; al norte, son migas arcillosas, mientras que en el sur son migas arcillosas/arenosas (Macías, 1979).

Los suelos de las cuestas exteriores tienen una textura arcillosa y son importantes para la vegetación que mantiene en el bosque de hojas caducas tropical